Me dueles, México.

Ay, México, cómo me dueles…

Me duele pensar en cuantas veces he ignorado a alguien que me ha necesitado, me duele pensar en cuantas veces he ignorado a gente en la calle sólo por su apariencia. Me duele en el alma pensar en cuantas veces le negué un poco de dinero o de comida a alguien sólo por su vestimenta o por su éstatus social. Piensa en cuantas veces te has avergonzado de tu país, cuantas veces has hablado de como pareces de otro país por tu color de piel o por tus características físicas. Piensa en cuantas veces has discriminado a alguien por su color de piel, por su falta de dinero, o por verse “naco”. Deja el individualismo atrás y reacciona, acepta que has discriminado a otros, acepta que con tu indiferencia has lastimado a otros, por tu falta de intéres en las personas que te rodean has perdido oportunidades de cambiar la vida de alguien, de darle una palabra de aliento o tan sólo de brindarles un poco de apoyo.

Me tardé mucho tiempo apreciar mis antepasados, mi tez morena y mis raíces. Todos los días escucho a personas decir “ay mira que linda güerita” “que blanquita”, y no sé porque lo he permitido. Estoy cansada de permitir a otros discriminarme sólo por no verme como su versión perfecta de belleza. Esta tez morena es mi identidad y es mía, mi tez representa a mis antepasados, representa mis raíces y las luchas de mi pueblo. ¿Por qué permitimos que nuestra propia sociedad discriminara e hiciera menos a nuestro propio pueblo? Me duele pensar en cuanto hemos hecho de menos a nuestras raíces, en cuantas veces relacionamos a nuestros pueblos indígenas con ignorancia. Y lo peor de todo es que nuestros pueblos estan infestados de sabiduría.

Nunca he conocido a gente mas sabia y feliz que la gente de nuestros pueblos indígenas, México. Las más grandes enseñanzas de mi vida han sido por parte de un guía espiritual indígena, por parte de pequeños niños mayas que con su simpleza y tradición me han hecho reaccionar. No puedo explicar mi felicidad al estar en las montañas de nuestro país, al ver nuestros hermosos paisajes y ruinas, México. Mis momentos mas preciados han sido a los pies de nuestro amado, Chichenitzá.

Chichenitzá, un lugar lleno de cultura, espiritú, tradición, un lugar lleno de energía universal y de amor total. Me faltan palabras para describir cuanto amor me han dado nuestras comunidades, tengo recuerdos preciados, niños mayas invitandome a ver su “lago” y al llegar encontrarme con un simple charco. Verlos jugar en el charco que ellos veían como un gran largo me hizó llegar a las lágrimas, la simpleza de la felicidad, me duele pensar que los veamos como ignorantes por el hecho de no estar obsesionados con el poder y el materialismo. Piensa en como ves las cosas, ¿las ves como un lago o como un charco?  Esos pequeños niños no tenían nada acorde a tu vana idea de la felicidad, no tenían celular, computadora, vaya ni siquiera un baño, pero creeme que eran completamente felices en ese lago que tu llamas charco. Estos niños eran uno con la naturaleza y para mí no hay amor mas puro que ese. Todos los días me preguntó a mí misma si estoy en un lago o en un charco, y desde ese momento me he dedicado a ver las cosas por lo que pueden ser, en vez de lo que no son. Todos los días despierto y convierto los charcos más insignificantes en grandes lagos…

He ahí nuestros problemas, México, la falta de tolerancia, comprensión y apreciación. Piensa en cuantas veces has llamado  “indios” a comunidades indígenas, en cuantas veces te has reido de alguien por “tener el nopal en la frente” y te has mofado de tu propia cultura. Es como amarse a sí mismo, si no te amas a ti mismo nadie podrá amarte. Así mismo, si nosotros no amamos a México, ¿quién lo hará?

¡Despierta, México! Has estado dormido por demasiado tiempo…

Mientras tú estas en tu antro, preocupado por tu celular y tu Netflix, hay niños muriendo en nuestras tierras. Hay niños en Oaxaca que llevan meses sin educación, y esto no es nuevo, México, esto ha sido toda una vida de pesadilla y represión. ¿Cómo es posible que hayamos aceptado los asesinatos y la corrupción? ¿Cómo es posible que esto se haya vuelto lo normal?

NO ES NORMAL, y eres el unico que puede cambiarlo. México, estás dormido en tus laureles, estás dormido y esperando a que alguien te despierte. Y dejame decirte que eso no va a pasar, tú eres el único responsable de tu propio despertar…

Con amor,

Una nagual in training.

11738033_10152872020307721_1823485763171375820_n

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s