¿En donde se quedó la pinche libertad?

Esa pinche libertad que día a día sigue siendo tomada.

Estoy cansada de la preocupación, estoy cansada de la decepción. Día a día despierto con temor del cambio constante, hoy voy a contarte.

Te voy a contar que lo que crees que es importante es simple estupidez. Pinche líder, intimidando a los demás, esperando que te traten con superioridad. Pues hoy te cuento que, aunque me quites el dinero y me quites mis derechos, mi voz no te llevaras. Podrás querer intimidarme, pero tus acciones solo me fortalecen más.

Pinche libertad, hoy yo encuentro mi pinche libertad. La libertad la encuentro en mi arte, la encuentro en mi cultura y en mis valores.

Pobre iluso, más bien pinche iluso. Escucho las palabras de mi madre en mi mente diciéndome que no diga malas palabras, que sea respetuosa. El problema aquí es que el no respetó. No cederé a tu intimidación, mi cultura y educación me enseñó a perseverar sin tener que pisar a todos a mi alrededor.

Tus acciones esparcirán ignorancia y desesperanza, pero desgraciadamente para ti también esparcirán lucha y esperanza. Todos los días siento el deseo de huir e ignorar, pero al mirar a los ojos de mis estudiantes me doy cuenta que se requiere valor para seguir. Mis ideales son primero, pendejo. Mi cultura, mi raza, mis valores no se olvidan.

Tus reformas controlan mi ambiente, pero no controlan mi mente.

Tus cambios no borran mis experiencias, no me despojan de mi arte. Aunque sea en la calle seguiré hablando, seguiré bailando, seguirá creando.

¿Pero adivina que, pendejo?

También seguiré inspirando. Hoy tengo mis fundamentos y bases, ahora me toca a mí fortalecer las bases de la generación que viene. Nuestros niños son diamantes en bruto, esperados a ser encontrados.

No descansaremos, con nuestro arte y pasión te enseñaremos. Te enseñaremos que tu dinero viene y va. Tu poder viene y va. Tus decisiones vienen y van. Mis ideales se quedan.

 

Hoy ya no te pido libertad, hoy yo creo mi pinche libertad.

Madre mía

Feliz día madre mía, te admiro hoy y siempre.

Soy la hija que soy por tus enseñanzas, me enseñaste respeto y solidaridad, con tu ayuda entendí que no hay mejor amiga que mi madre.

Soy la hermana que soy por todas las veces que me recordaste que una buena hermana siempre apoya y escucha, me enseñaste a compartir y a entender que mi mayor confidente siempre será mi hermana.

Soy la amiga que soy por todas las pláticas que tuvimos, platicas largas en donde sin querer me enseñaste a ser una amiga fiel, una amiga que no juzga, una amiga que entiende y apoya.

Soy la novia que soy porque me enseñaste como amar y respetar a mi pareja, me enseñaste que ante todo está el respeto a mi persona. Gracias a ti supe escoger a una pareja que me respeta y me hace mejor cada día.

Soy la bailarina que soy por todas esas veces que me llevaste de un ensayo a otro, por todas esas horas que esperaste a que terminara mis ensayos, pero sobre todo por todas esas veces que apoyaste mi talento, siempre fuiste mi más grande fan.

Soy la poeta que soy por todas esas veces que leíste mis escritos y mostraste un gran gusto, por todos esos ensayos de oratoria a los que me llevaste y por todas esas horas que te sentaste a escuchar mis poemas y a darme sugerencias para siempre mejorar y crecer.

Soy la maestra que soy porque sigo tu ejemplo. Eres la maestra que más admiro, siempre fuiste dedicada a tus estudiantes y siempre fuiste un gran apoyo para todos tus niños. Los padres de tus alumnos siempre te admiraban y eso es algo que nunca se me olvida. Me enseñaste a que la raza o el color no es importante, lo importante es invisible a los ojos.

Soy la persona que soy por ti, mamá. Me enseñaste a ser y a enfrentar los desafíos, me enseñaste que todo es posible y a ser responsable en todo lo que hago.

Te amo madre mía. Hoy no sería nadie si no fuera por ti.

 

Mujer mexicana

IMG_7690

¿Cómo es una mujer mexicana?

Las mujeres mexicanas somos cambiantes,
somos rebeldes y fuertes.

Las mexicanas de hoy vestimos trajes típicos
combinados con modernidad.

Las mujeres mexicanas de hoy dejamos atrás los estereotipos, dejamos atrás la inseguridad.

Las mexicanas de hoy gritamos, opinamos,
bailamos y lloramos.

Las mujeres mexicanas venimos en diferentes tipos y colores, cada una tan hermosa por su singularidad.

¿Cómo es una mujer mexicana?

Una mujer mexicana es lo que quiere ser, ella decide a donde ir y que vivir.

Una mujer que no teme a mostrar sus verdaderos colores, mujer luchona, mujer que no abandona sus ideales.

-Alejandra Ramos Gómez, 5 de mayo del 2017.