Mi otro yo

Reproches me invaden la cabeza en cada atardecer,

quiero deshacerme de este coraje,

quiero deshacerme de esta inconformidad,

quiero deshacerme de esta sensación interna que no me deja ser.

¿Quién soy? ¿Qué define mi ser?

Noche a noche me consume el cuestionarme,

a veces detesto a esa parte limitante,

a veces deseo arrancar la esencia del otro yo.

El otro yo es controlado por la depresión,

una depresión que no discrimina,

una depresión que no planea ni organiza,

este otro yo llega sin avisar y llega para arrasar.

La dualidad le abre la puerta a mi otro yo,

quien seria sin esos momentos tristes?

¿En dónde queda la pasión sin el otro yo?

Mi otro yo es pasional, luchón, triste.

Me dan ganas de gritar, de escapar,

mientras más escapo más me alejo del entendimiento,

estoy cansada de luchar con el otro yo,

hoy levanto la mirada y propongo una tregua temporal…

Alejandra Ramos Gomez, 2017.