Calaveritas: Chavela Vargas

Calaveritas: Chavela Vargas

chavelita

Ahí viene la Chavela,

con pantalones sin cadenas,

cante y cante hacia el cielo,

llore y llore como el infierno.

La bebida fue su perdición,

aunque con Jose Alfredo se rió.

Chavelita pasó tanto tiempo en el olvido,

que La Parca se convirtió en su amigo.

La tica ya se va,

la tica ya llegó,

la tica se volvió más mexicana que el frijol.

La huesuda llegó a tocar su puerta,

pero Chavela la contempló muy coqueta.

El alcohol le dio dolor y alivio,

Chavelita dejó la tomada y salió del olvido.

Ay, ay, ay, ahí viene la Chavela,

en Bellas Artes la esperan.

Una mujer con pantalón lo logró,

desafiando las reglas sociales de la nación.

Ya llegó la Chavelita,

y La Señora llegó para quedarse,

sus cantos al alma no se olvidan,

con brazos abiertos nos inspiran.

-Alejandra Ramos Gómez, 2017.